14 ago. 2016

Fotografía social

Cuando empecé a sacar fotos por hobbie, tenía diecisiete años y una cámara semipro abandonada por su propia dueña. Ese día mi manía por darle utilidad a las cosas inútiles y olvidadas que hay en mi casa, me hizo salir a pasear por la ciudad con mis amigas con la cámara colgada en el cuello.

Fue así como descubrí que además de fotografiar la ciudad y los paisajes, me gustaba retratar a las personas. De tanto observar, empecé a notar un valor artístico en la espontaneidad de la gente en el espacio público y me convertí en una cazadora de poses que no son poses y momentos casuales que transformé en únicos.

Más tarde me pregunté si podía convertir a la fotografía en algo social. Porque así como le busco la utilidad a las cosas inútiles de mi casa, examino e intento registrar lo positivo y constructivo a los instrumentos que creamos para crear: en este caso, la cámara.


Sentí que la fotografía podía ser algo más que un arte y una pasión: ¿Y qué tal sería que esta fuera un portal hacia la realidad y la toma de conciencia social?
Investigué sobre lo que comenzaba a hacerme ruido y me encontré con el fotoperiodismo y luego con la fotografía humanista, dos prácticas que retratan la realidad.
"Aylén, vos siempre caés en el mismo círculo: hobbie -> pasión -> pregunta filosófica -> investigación -> reflexión -> descubrimiento -> cambio de paradigma -> nueva utilidad a una cosa". No hay caso, la fórmula siempre es la misma.


Cuando empecé a ir todos los sábados a Villa Inflamable, mi visión de la fotografía, tanto como del mundo, se modificaron por completo. Fue un cambio de paradigma que despertó algo nuevo en mí y qué lástima que estuvo dormido tanto tiempo.

¿Qué pasaría si les saco una foto? ¿se molestarían?
¿Y qué ocurriría si la subo a alguna red social? ¿Qué pensaría la gente de instagram, acostumbrada a corazonear paisajes majestuosos, selfies vacías y fotos de comida, al ver una imagen de un par de nenxs en la villa?


Le encontré la vuelta social a la fotografía: retratar la realidad no con un fin artístico, sino con la intención de concientizar, hacer ver y generarle algo al espectador. Que la foto sea fuerte, que choque, que provoque algo: no placer estético, no alegría o admiración; sino todo lo contrario. Que genere indignación, pensamiento y reflexión.


Una persona utilizando una herramienta sobrevalorada que levanta egos, para fotografiar a otras personas en los lugares menos fotografiados... para mostrar lo que está y siempre estuvo, lo que nos rodea y naturalizamos, lo que existe y no debería de existir. Pero está y lo muestro, porque esta también es nuestra sociedad.

8 comentarios:

  1. Me encanto tu entrada y también tu "círculo" me encantaría ver más fotos tuyas de este tipo y que más gente lo haga también.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. wow, me encanto esta entrada. La verdad es que yo también amo sacar fotos (y si tuviera una cámara mucho mejor saldría todos los días a sacar fotos), pero la verdad es que las fotos que vos sacaste y pusiste aquí son impactantes, no muchas personas están acostumbradas a ver este tipo de fotos, y lo que haces me parece algo realmente precioso, hacer concientizar a la gente, mostrarles que hay cosas más allá de las comidas (o paisajes majestuosos) que suben a instagram.
    Te felicito por lo que has hecho :)
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Como siempre, Aylu, un placer y un honor leerte. ^^ Me pareció interesante la idea que planteaste acerca de la fotografía como algo que por un lado «tapa» y que por el otro «muestra». El ojo del fotógrafo elige qué es lo que quiere mostrar, cuál es su actitud ante la porción de realidad que decide mostrar. Y también como todas tus facetas (como bloguera, como fotógrafa, como escritora, como comunicadora, como agente social) integran, enriquecen y articulan tu vida. :) ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Hola!! Primero que nada me encanta tu blog y la sección para universitarios (aunque todavía no lo sea pero me quedan pocos meses para terminar el secundario)
    Sobre este post: es una entrada que te hace pensar y una idea muy bonita sobre fotografiar a la sociedad. Me encantaron las fotos, la carita inocente de los nenes. Lograste lo que esperabas que el espectador reflexione, que mire a la sociedad con otros ojos porque seguro que detrás de esas caritas contentas hay tristeza.
    Saludos y me suscribo!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Aylu! Me encantan tus entradas. La verdad es que tengo que felicitarte por tan buena acción, tenes razón en que estamos acostrumbrados a todo lo "lindo" y tal vez ver un choque de realidad nos haga tomar conciencia. Las fotos que colocaste fueron más que impactantes y me encantaría ver más de tus fotografías.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Hola Aylu! Me encantó la entrada! Y las fotos son preciosas, yo creo que la belleza se puede encontrar en todos lados, aunque por lo general en internet nos solemos cruzar más con esa belleza "brillante" que yo siempre asocio con Tumblr, jajaja.

    Creo que sos muy valiente por animarte a ir más allá y retratar algo distinto, por sacar la belleza de lo que normalmente es dejado de lado y por buscar movilizar a las personas para lograr más que un simple "like"

    Me encantó tu blog, así que te sigo! Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Aylu <3 Me encantan tus entradas, siempre me hacen pensar en cosas nuevas y reflexionar algo que antes no habia imaginado. No podias haber elegido una carrera que vaya mejor con vos.

    Respescto a la fotografia, lograste en mi lo que querias y creo que en la mayoria que leyo este post: las fotos son indignantes, es dificil ver esa calidad de vida y olvidarla al segundo (como hacemos con otro tipo de fotos). Y quizas si vieramos más de este tipo de imagenes, se sembraria en nosotros las ganas de ayudar para que este tipo de 'paisaje' deje de existir.

    Un beso, y segui asi porfa :)

    ResponderEliminar
  8. Hola Aylu! Realmente me encanta esta idea que tuviste y cómo la fuiste encarando. Siempre investigando, queriendo saber más y hacer las cosas bien, nunca al lance así como así sin importar qué piensen otros sobre lo que hacías, siempre pensando en los demás.
    Saliendo de mi casa paso por paisajes muy similares a los que retratas y te digo que viendo las fotos tengo los mismos sentimientos encontrados que tengo cuando abro la puerta de casa.
    Pensar que uno cuando toma la cámara acostumbra tomar fotos de cosas tan hermosas sin imaginarse que esa misma cámara podría tener otro fin mejor.
    Besos y suerte!!

    ResponderEliminar