24 sep. 2015

Reflexiones filosóficas: La sociedad

4 comentarios:
Tuve que dejar de estudiar porque me dolía la cabeza así que me puse a escribir. Hace bastante no lo hago acá y no es que haya abandonado el blog; más bien creo que las ganas de escribir me abandonaron a mí hasta hoy, que me volvieron a encontrar.
Entre las ganas de hacerlo, se me vino a la mente una de las cosas más hermosas y horrorosas que existe en este planeta. Por eso decidí que el tema debería pertenecer a esta sección para hacerme un poco la Sócrates (en realidad si fuera así no estaría escribiendo).

Sociedad. Yo también, cuando era chiquita, decía que la sociedad es un asco. Es así, pero es una visión bastante pobre de un sujeto tristemente perdido en la ignorancia (y sigo en ella, claramente). Ya sé, de seguro me deben odiar. Siempre hablo de la sociedad y la realidad es que a nadie le importa, ¿o sí?

¿Qué es la sociedad? ¿Es un todo que está conformada por seres humanos que habitan en el planeta Tierra? ¿Es un cierto grupo de personas que viven en un territorio determinado? ¿Son muchos individuos agrupados que forman espacio, cultura, lenguaje, pueblo o ciudad? ¿La sociedad es la historia? ¿La sociedad es lo malo que pasa cuando salimos a la calle? ¿La sociedad mata gente? ¿La sociedad es la culpable de esta realidad actual? ¿La sociedad es culpable del capitalismo, de las guerras, de las muertes, el hambre y la pobreza?

A veces me dedico a observarla objetivamente, apartándome de todos mis prejuicios y alejándome del mismo campo en la que está. Me alejo de todo y la miro, la pienso y la investigo. Llegué a la conclusión de que no hay que culparla de todo. No la conocemos del todo; en realidad no sabemos apreciarla, en realidad miramos todo lo malo que tiene.


La sociedad es un espacio inestable conjugado por una gran diversidad de individuos que producen historia, lenguaje, cultura, arte, política, comunicación, urbanismo, homogeneidad y heterogeneidad, leyes y normas, relaciones e interacciones.

La sociedad como productora de otros espacios, públicos y privados. La sociedad como productora de sí misma.

La sociedad es un todo que una vez fue uno y después dos y más tarde un sin fin de sujetos nutridos de emociones, sentimientos, necesidades, búsquedas, experiencias, deseos, pasados, buenas y malas intenciones, conocimientos y curiosidades; que se unificaron y formaron una masa heterogénea.
La sociedad es blanco, gris y negro. La sociedad son todos los colores, incluso los que no vemos.
La sociedad forma, deforma, ordena y desordena lo que está a su alrededor; rechaza y acepta. La sociedad es una gran transformadora de la naturaleza. Altera todo lo natural y lo vuelve inestable.

La sociedad es una totalidad que está en constante movimiento, que crece y crece, crea y destruye y vuelve a crear. La sociedad es destructora y creadora de su propio espacio, modifica lo que toca e intenta volverse homogénea.
La sociedad es insegura, miedosa, ignorante de su propia naturaleza. La sociedad se vuelve auto-protectora cuando siente que se expande, cuando mira hacia arriba o hacia abajo o cuando sus barreras impermeables se desgastan a causa de conflictos y luchas internas.
La sociedad es un cuerpo herido, a veces muy frío y a veces muy caliente; depende de cómo se la toque. La sociedad es alguien a la que se le podría temer; es cruel y fría, es hipócrita y deshonesta. La sociedad es auto-destructiva, desconfiada y conflictiva, no se quiere a sí misma. Se ignora, se lastima e incluso se odia. Todo el tiempo escucha decirse que no se importa y que no tiene esperanzas en sí misma.
La sociedad tiene partes en donde se ve mejor y otras en las que se ve peor; por momentos se achica y por momentos se agranda. Hay veces que está iluminada y veces en la que está oscura. Tiene sus días, pero por lo general hace todo mal.


Nunca está del todo bien, nunca se siente completa.
¿Cómo culparla de todo el mal que hace, después de saber lo que es?
La sociedad es una abstracción, no tiene forma ni un solo color; busca identificarse, buscar verse, busca encontrarse, busca ser, busca pertenecer, busca sobrevivir, busca crecer, busca superar, busca ser alguien imposible. Se pierde, no encuentra el camino, nunca se pone de acuerdo.
La sociedad no tiene diagnóstico por sus graves síntomas; eso que tiene es incurable. Está demasiado toqueteada y lastimada.


La sociedad es una construcción, un conjunto, un agrupamiento, un volcán, una tormenta, un espacio cuasi infinito que construye su propio finito. La sociedad no se mira ni se toca. La sociedad se es. La sociedad se vive.
La sociedad es la única inocente y la única culpable de todo.

Una vez se me ocurrió pensar todo esto, cuando un desconocido me dijo: "creo en la sociedad".


Ustedes, filosóficamente, ¿cómo definirían a la sociedad?
Leer más...
Leer más...